Pedro Mourlane Michelena y el ‘Cara al Sol’

Cuando uno está aburrido del desierto literario o de sus propios, consabidos y trillados autores, nada como sacudirse esa modorra con un escritor diferente.

Rebuscando entre los libros de López Aranguren caigo en un artículo sobre Mourlane, amigo suyo. También me lo había cruzado, sin saber de quién se trataba, entre los dibujos y retratos de Daniel Vázquez Díaz. Así que en ese libro apócrifo de Rui Vaz de Cunha, Los memorables de Vázquez Díaz, ya pudimos hablar de él. No fue un derrotado pero en todo caso, tampoco un victorioso. Sus afémeros artículos en la revista Vértice, nunca más volvieron a salir a la luz. Y sin embargo, son interesantes, siempre nos ofrecen otra perspectiva, mejor que muchas trivilalidades que se publican y republican. Leáse si no Las letras y el pensamiento en la Europa de hoy, publicado en el nº 19 de la revista citada, en 1949.

Retrato por Vázquez Díaz

Retrato por Vázquez Díaz

En la Escuela Romana del Pirineo, es decir, en Bilbao, don Pedro Mourlane Michelena, y otros bilbainos de pro discutían, debatían y apoyaban a la Falange de antes de la guerra. Amigo de José Antonio Primo de Rivera, don Pedro, al que llamaban Canciller por su apostura y énfasis, fue un personaje de las letras más que de la política. Alejado siempre de cenáculos e influencias, la Falange de la Victoria lo marginó, naturalmente. Escribió algo imperdonable en los tiempos que corrían:

                        “Había y hay pensadores que se dejan apelotonar a toque de corneta en la plaza de armas (…) les tocaba subordinarse a la razón de Estado”.

Era un irundarra díscolo, demasiado culto, demasiado libre de espíritu que leía Julien Benda ya en aquella época y estaba al día de poesía europea, de escritores y de historia. Sólo la revista Escorial y la revista Vértice le acogieron, aunque también escribía en el Arriba.

 A base de sabias digresiones, algunas larguísimas, tanto que al final el lector no sabe cuál era el objeto del artículo pero da igual porque es fascinante. De una cultura majestuosa, de pluma cierta y un poco sin tomarse demasiado en serio, así don Pedro. Los Papas, la América española, los poetas franceses, Vasconia, Navarra, los jardines, todo lo abarca. Su libro, póstumo y el único que he encontrado, Arte de repensar los lugares comunes, es una panoplia de invención, cultura y descubrimientos.

Se alejó de los memos que proliferaban, como siempre, en los aledaños del poder y en las cloacas del Estado y se dedicó a leer, divagar y disertar.

Fue coautor del himno de la Falange, ideológica razón por la cual ha sido relegado y nunca más recordado. Ya sabemos que los españoles, en su sectarismo, a diestro y siniestro, no suelen perdonar

Pero esperamos que un día se reediten sus obras, casi borgianas, llenas de noticias olvidadas. Habrá que ir a la biblioteca de Irún, donde está su expolio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La pluma del cormorán

Lecturas y paisajes

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: