Saltar al contenido.

La visión pesimista de Unamuno sobre Portugal

(Este artículo, en portugués, fue publicado el 23 de septiembre por el Diario de Notícias, http://www.dn.pt)

Miguel de Unamuno ha sido quizás el escritor español que más ha amado a Portugal. Pero se le puede amar y no entenderlo, como tampoco entendió siempre bien los problemas españoles. Gran escritor y para mí gran poeta, tuvo además el mérito de mirar a Portugal, de tener amigos portugueses, de conocer a fondo la literatura y la historia portuguesas. Eso lo han hecho poquísimos españoles, que siempre han mirado hacia el norte, y casi nunca al oeste.

Por eso me parece poco representativo que en las librerías portuguesas se destaque el pequeño panfleto de Unamuno, Portugal, povo de suicidas. En realidad, se trata del artículo ‘Un pueblo suicida’, escrito en Lisboa en 1908 e incluido en Por tierras de Portugal y España. Además, el título sensacionalista no refleja bien el contenido del artículo porque no piensa que todo Portugal es suicida. Es un reclamo de titular.

El que algunos portugueses, amigos o conocidos suyos, se suicidasen (Laranjeira, Antero de Quental, Florbela Espanca, Sá Carneiro) no le permite una extrapolación a todo un pueblo. ¿Por qué no miró a todos los franceses, alemanes, escandinavos, o a españoles, como Ganivet, entre otros que se suicidaron en esos tiempos, con ese mal de “fin de siècle” que tantos compartieron, esa especie de “lacrime di intellettuale” que denunciaría Pasolini?

Ese artículo da una imagen del Unamuno pensador bastante desacertada, aunque contribuya a esa especie de autoflagelación tan propia de los portugueses a quienes parece que les gusta, como a nosotros español, “sus hermanos”, recrearse en el desastre, en que somos peores que los europeos del norte, que somos incultos, poco serios, poco de fiar. En el fondo, flagelándonos, parece como si quisiéramos darles la razón a los holandeses, a personajes como Hoekstra y Rutte.

No fue don Miguel de Unamuno precisamente un pensador optimista. Perteneció a la llamada Generación del 98. Con su gran conocimiento de los clásicos y contemporáneos, con una gran carga ética, le embargaba el problema de España, que fue prácticamente su principal preocupación. Pensaba que éramos todos decadentes.

Esto de los suicidas le sirve a Unamuno para justificar su visión melancólica de Portugal que él amplifica y en la que muchos portugueses se complacen casi de manera masoquista (“en Portugal aman las lágrimas”, dice). El saudosismo le fascina a Unamuno, porque él mismo es un hombre de saudades, saudades del cristianismo, saudades de Castilla, saudades de su Bilbao.

Como muestra en su bello pero fúnebre soneto ‘Portugal’:

Del atlántico mar en las orillas

desgreñada y descalza una matrona

se sienta al pie de sierra que corona

triste pinar…

(…)

mientras ella sus pies en las espumas

bañando sueña el fatal imperio

que se le hundió en los tenebrosos mares

y mira cómo entre agoreras brumas

se alza Don Sebastián, rey del misterio.

Es la visión de un país que él considera pobre y decadente (“desgreñada y descalza”) que mira la puesta del sol, el ocaso. Esto resume su idea sobre el país y se ha convertido casi en un estereotipo. Pero no se alarmen los lectores portugueses, don Miguel tiene también muchos poemas tristes, casi desesperados, sobre España. Era su carácter, de ahí que forme parte de esa ‘literatura del desastre’, como la llamó Manuel Azaña. Y además Unamuno podía decir una cosa y la contraria. Así, podía ser iberista (casi partidario de la unificación de la Península) y al mismo tiempo reivindicar la independencia de Portugal frente a “la vieja y podrida España oficial, no curada de sus seculares manías … que no se avenía a reconocer sincera y lealmente la independencia portuguesa” (Portugal independiente, 1917).

Sería bueno que, al margen del impacto mediático que produce un panfleto sobre esa presunta manía suicida, se editasen en portugués más obras de Unamuno, tanto las que se refieren a Portugal (que la Fundación Gulbenkian publicó en 1985) como otras muchas.

Leer a Unamuno es una invitación a la reflexión fuera de los senderos más trillados. Miguel de Unamuno decía lo que pensaba en voz alta y eso le valió que Primo de Rivera lo desterrase, que la Segunda República lo expulsase de la cátedra y enfrentarse al fin de sus días con el general sublevado Millán-Astray. Unamuno fue el ejemplo del intelectual comprometido con su tiempo.

1 Comentario »

  1. Bueno, algunos conocemos el pensamiento ‘cuántico’ de Unamuno, totalmente deslocalizado y capaz de defender una cosa y la contraria, de atacar sin piedad lo que decía defender. Es posible que fuera bipolar; desde luego, muy desquiciado. No lo considero un elemento positivo en la cultura española. Su inicial apoyo a la “gesta nacional” es imperdonable (solo me gustó de él San Manuel Bueno, mártir). Hay una anécdota que cuenta cómo nuestro prohombre aconsejó a Pessoa que escribiera en español. Seguro que usted la conoce.
    Conozco Portugal mejor que el 95% de los españoles (lo que no es decir demasiado); he viajado desde Sao Frutuoso de Montelios hasta Vidigueira y creo que amo a ese país. Pero su historia, desde Enrique el navegante, Diogo Câo… , se ha basado en la explotación “fenicia” de diversas partes del mundo hasta mediados de los ’70 del s. XX. Tal como se ha desempeñado en los últimos 45 años, sin colonias que explotar, no creo que sea un país viable (y lo digo con pungimiento).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Historia del ser

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro” (Descartes)

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: