Todo lo podíamos

Los codazos, de complicidad
eran un signo,
hoy el solo saludo permitido.


La peste antigua ya retorna
esa que orgullosos y engreídos
pensábamos que jamás rebrotaría,
vencida por la ciencia y por los sabios.
Porque todo lo podíamos.


Surge de la ignorancia
y del desprecio que mostramos
a los campos, animales y al planeta.
Ahora humilla el saber altivo,
la arrogancia,
y esa vana confianza
en que todo lo podíamos.


Pues inventamos, diligentes,
armas contra países y su gentes
para arrasar pueblos y amazonias,
infalibles, superiores e intocables
nos creímos
que todo lo podíamos.


Y hoy resulta que somos frágiles,
tal los bosques, mares y los prados
que matamos,
y poco teníamos preparado
ya que todo lo podíamos.


Enmascarados, acobardados y aturdidos,
con el codo nos atrevemos,
sin dar la cara,
acercarnos a los viejos conocidos,
aunque todo lo podíamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.