Saltar al contenido.

Tanta España vacía y Jaén sin ferrocarril

Un paisaje sin ferrocarril termina siendo un paisaje sin literatura. Los rieles o raíles, los taludes y terraplenes, los túneles y los puentes, sin hablar de las estaciones, los andenes, los antiguos depósitos de agua, los jardinillos entecos de los guardabarreras eran parte del paisaje industrial. Y del humano: eran despedidas y recibimientos, llegaba y partía el correo y las valijas, los soldados que partían o volvían, los emigrantes, los estudiantes. Lágrimas y besos. El paisaje inerte, calmo, se animaba con el humo y el silbato lejanos que anunciaban la llegada. Tartanas, taxis, acémilas, campesinos, se acercaban a las estaciones y apeaderos.

Todos los grandes escritores del XIX y del XX han incluido el ferrocarril en sus novelas. Rusos y españoles, americanos y franceses, hindúes y argentinos. Tolstoi murió en una estación, en Astapovo, Faulkner los evoca, Santa Olaja de Acero es uno de los mejores relatos de Ignacio Aldecoa, los revolucionarios mexicanos (escuchen yo soy rielera por Lola Beltrán), Simenon y Agatha Christie, y así sucesivamente. También los poetas, desde Pierre Reverdy a Machado, en su vagón de tercera. Y precisamente, con Antonio Machado hemos topado.

Porque en la provincia de Jaén ni escritores ni poetas podrán ya mencionar el tren, pues casi no existe.

La provincia de Jaén carece de muchas cosas y sobre todo de un ferrocarril digno de tal nombre. La capital y casi todos sus pueblos. Hasta la línea de alta o media velocidad se ha construido evitando, rodeando la provincia. Para llegar a la capital en tren desde Madrid (no digamos desde otras ciudades, incluso andaluzas) tendrá el temerario viajero que hacer gala de una paciencia infinita. Los ferrocarriles y la España vacía están muy relacionados. Pero se habla de AVE, de autovías, y no de ferrocarriles normales.

En toda España, desde hace décadas RENFE se ha dedicado con entusiasmo y dedicación a desmantelar vías férreas consideradas no rentables. “Rentabilidad” que evidentemente no incluía en el haber el medioambiente ni la vertebración del país, claro está; sólo si el precio de los billetes sufragaba el personal, las estaciones, los vagones. ADIF ha rematado la faena, dejando centenares de pueblos y decenas de comarcas de España sin otra posibilidad de transporte que por carretera y, además, en coche privado. Porque al ahorro de ferrocarriles hemos de añadir la lamentable comunicación por autobús y las macilentas y cochambrosas estaciones de autobuses de los pueblos, si es que tienen.

Pero lo más simbólico es el desastre de la línea Baeza-Utiel, cuyos vestigios se aprecian por la Loma de Úbeda y el noreste de la provincia hacia Albacete, esa ruta que siguió Aníbal, que el imperio romano privilegió con la vía Augusta (antes Heraclea) de Cádiz a Roma y que luego los españoles abandonamos y estropeamos, hasta hoy (más adelante aludo al apabullante desastre de la N 322).


Las ruinas de las estaciones nunca estrenadas salpican el paisaje de olivares. En cambio, como única vía de comunicación padecemos el horror de la carretera N 322, que lleva treinta años en obras y que se ha desmoronado literalmente varias veces pues está construida sobre terrenos muy muebles. Eche paciencia el conductor si va de Úbeda a Alcaraz, por ejemplo, pues esos 140 kilómetros les costarán unas dos horas. Los que queremos ir de Jaén a La Puerta de Segura, tendremos que prepararnos para tardar dos horas.

Vean en Wikipedia los datos: iba a tener 366 kilómetros, hay 107 túneles y se proyectaban 25 viaductos. Muchos ya estaban hechos desde antes de la guerra pero Franco, tan interesado en los pantanos, la desdeñó como “el capricho del General Saro”. La línea hubiera enlazado Cádiz con Cataluña y aún con Francia, hubiera estructurado el territorio, hubiera dado cohesión al país y podría haber disminuido la grave desertización demográfica (y envejecimiento de la población) del noreste de Jaén. https://es.wikipedia.org/wiki/L%C3%ADnea_Baeza-Utiel

En mi opinión, esta carencia ferroviaria -pues hasta la llamada estación Linares-Baeza, ese lamentable ‘apeadero’, es peor que muchas estaciones de países africanos, – es atribuible a la carencia de políticos de envergadura de Jaén. En general, los dos partidos principales, desde la UCD (Landelino Lavilla), PSOE (Fernando Morán) han ido designando ‘cuneros’ para encabezar sus listas electorales. Y los alcaldes no dicen nada, se callan, esperando quizás las consignas de sus partidos (para los que Jaén no existe, sencillamente). Lo mismo que callan cuando carecemos de otros medios de transporte público de una mínima calidad, como serían los autobuses. La pasividad como forma política.

Y el magro consuelo que se les ocurre es una especie de proyecto de vía verde (para bicicletas, se supone), que iría sobre esa abandonada plataforma y que los pocos miles de habitantes que quedan por esas comarcas dudo que estén muy dispuestos a usar y amortizar y menos bajo el sol abrasador. Un disparate financiero con el maquillaje del ecologismo. Pero lucro para algunos, sospecho.

Los partidos políticos han olvidado que el ferrocarril ha sido históricamente un medio de comunicar y estructurar un país. Eso que entendieron los zares, Lincoln, Bismarck, el Imperio otomano, entre muchos. Habría que añadir que el transporte ferroviario es una de las mejores armas contra el cambio climático (que me temo, sólo le interesa a la ministra Teresa Ribera, sola ante el peligro, quizás la única ecologista con conocimiento científico del gobierno).

1 Comentario »

  1. Pues sí; la línea del AVE Madrid-Granada esquiva la provincia de Jaén que se ha quedado sin ferrocarril. Pero no todo es AVE; en el eje mediterraneo Algeciras-Port Bou nadie ha pedido que pase por Jaén, que sería el camino natural de unión del norte de Andalucía con Levante. Jaén es una provincia mal hecha desde el principio; territorios no andaluces, como nuestra tierra, fueron agregados al “reino” de Jaén en 1833. Una provincia no funciona si no tiene una capital con “carisma” y si, además, está excéntrica como Jaén capital, peor que peor. Es una provincia desigual incluso en su densidad de población cuando se compara las mitades oriental y occidental del paralelo de Úbeda.
    No le veo futuro a nuestra provincia dentro de Andalucía; solo unas buenas comunicaciones podrían salvarla, pero no se hacen ni parece que vayan a construirse.
    Usted lo dice en su artículo; tuvieron que echar mano de foráneos para la primera posición en las listas electorales. La realidad es que Jaén no ha producido gente importante, (solo a Martínez Montañés), seguramente por carecer de Universidad hasta hace poco (no, no olvido la de Baeza, que no servía para nada). Y para más inri tenemos un monocultivo que es la causa principal de la pobreza giennense. Ciertamente, pensar en Jaén es de las pocas cosas que me deprimen. Gracias y saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

La pluma del cormorán

"Dejarlo dicho y nada más"

Historia del ser

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro” (Descartes)

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: