Saltar al contenido.

Risa, sonrisa y risotada

La extraña sensación de no sentirme solo

y la complicidad de una franca sonrisa…

Luis Alberto de Cuenca

No he leído a Bergson (¿otro embeleco francés, como dijo Antonio Machado?) pero la risa es un fenómeno curioso de observar, sobre todo en España, que es un país donde se ríe mucho, pero que también es un país de risotadas. Aquí en Lisboa enseguida percibimos a los españoles por sus estruendosas carcajadas. A menudo no sabemos de qué o por qué se ríen, son como estallidos. A veces pienso ¿se reirán de los portugueses? Tampoco sabemos de qué se ríen esos políticos que posan en las fotografías, tan contentos de haberse conocido. Hay en cambio países donde se ríe poco, como parece que sucede en los Bálticos. Mejor reírse más. ‘Es preferible reír que llorar, y así la vida se puede pasar’, cantaba Peret.

Pero sí he leído El chiste y su relación con el inconsciente, de Freud. En sus páginas nos describe la mecánica del chiste, del humor, con todos esos ejemplos que a su vez son una descripción sutil de la vida en el Imperio Austro-Húngaro de antes de la gran guerra. Pero el humor, que provoca risa, no es risa.


Hay muchas formas de reír. Hay la risa inteligente, genuina, simpática, la franca, como dice Luis Alberto de Cuenca, o la benévola y amable de don Quijote escuchando a Sancho,

“No se dejó de reír Don Quijote de la simplicidad de su escudero”…

o la nuestra cuando leemos dicho libro. O si leemos las comedias de Molière. Harina de otro costal es leer las obras, -que ya no se representan- de los Alvarez Quintero, o de Jardiel Poncela, leer a Noel Clarasó. Un humor bastante inactual ya. Era un humor convencional, que no ponía en peligro los valores de la sociedad de su tiempo, era inocuo. Los espectadores se reían de sí mismos. En esa línea, no es casual el fenómeno de La Codorniz que florece con la dictadura y se marchita al acabar ésta. Lo grotesco es, en el fondo, una forma de acomodarse.

De los tipos de risa, recordemos el rire jaune, la risa amarilla, dicen los franceses de esa risa que es más bien una mueca irónica, amargada. O le rire noir, risa fúnebre, de mal presagio.

La Biblia habla bastante de la risa, a veces bien, a veces como crítica a la risa sin sentido, a la risotada, y denuncia la burla cruel, en los Salmos:

 37 “He dicho: no se rían de mí,

no me dominen cuando mi pie resbale”.

o la altanera:

2, 4 “El que se asienta en los cielos se sonríe.

Yahveh se burla de ellos.

O la estúpida:

59 “Míralos desbarrar a boca llena, espadas en los labios: ¿Hay alguno que oiga?

Más tú, Yahveh, te ríes de ellos, tú te mofas de todos los gentiles.”

También Eclesiastés, en 7, 6: “Porque la risa del necio es como el estrépito de los espinos debajo de la olla”.

En español tenemos la sonrisa despreciativa, altiva, la risa como mueca, la risa que sustituye a la conversación: “hacer unas risas”. Y tenemos la crueldad, el hazmerreir, el tonto del pueblo del que se burlaban todos.

Hace unos días, Núria Escur, en La Vanguardia, decía que ‘deberíamos recuperar la risa desatada de los niños en el recreo’, evocando el discurso de Gloria Steinem cuando recogió el Príncipe de Asturias, que considera la risa ‘como máxima expresión de la libertad humana’.

Hay que saber reírse y de qué reírse. España es un país donde se ríe mucho sin ton ni son, a veces como si reírse fuese un fin en sí mismo, donde predomina la carcajada más que la risa, donde la risa parece a veces una parodia de la alegría. Quizás esto tenga alguna explicación, y no precisamente como ejercicio de libertad sino como exabrupto para conjurar un dolor o una acritud.

Riendo para mejor disimular que se bosteza

Pushkin

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La pluma del cormorán

"Dejarlo dicho y nada más"

Historia del ser

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro” (Descartes)

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: