Saltar al contenido.

Humillación y resentimiento, claves de las guerras

De dónde esta destrucción,

este viento, este frío,

esta desolación sin fronteras

o extraño presagio de lo ya sucedido, …

Un puñado de nieve

(de Memorial de Ausencias)

Antonio Crespo Massieu

Italia, que estaba con los aliados, fue humillada tras la Primera guerra mundial; postergada, a pesar de que pagó un alto precio en su lucha contra los Austro Húngaros.

Alemania fue machacada y humillada en el Tratado de Versalles. El Imperio Austro Húngaro, descuartizado.

Europa se había suicidado.

Todos los italianos y todos los alemanes se sintieron injustamente tratados. Wilson, Clemenceau y Lloyd George actuaron con altanería respecto a Italia y con saña, con deseo de venganza y de humillar, respecto a Alemania y Austro Hungría.

Y la Segunda guerra mundial, con Mussolini y Hitler, fue la revancha de Italia y Alemania. La crisis de Fiume, que explotó D’Annunzio y el fascismo, o la crisis del Sarre, que fortaleció el nazismo, eran el inicio de las revanchas contra una humillación que se consideraba intolerable.

Rusia fue postergada tras la Glasnost; los Estados Unidos y la Unión Europea no apoyaron su transición a la democracia, al contrario, se regocijaron del desmembramiento del Imperio soviético.

Hoy, la invasión destructora de Ucrania es la revancha de Rusia.

Muchos expertos ya lo han señalado: El catedrático Florentino Portero, en España, Vladimir Fedorovski, en Francia, https://www.lavanguardia.com/internacional/20220313/8120447/putin-loco-reflejo-sociedad-rusa.html, y John Mearsheimer, en Inglaterra, https://www.economist.com/by-invitation/2022/03/11/john-mearsheimer-on-why-the-west-is-principally-responsible-for-the-ukrainian-, lo han dejado bien claro.

También lo tuvo muy claro el nada sospechoso George Kennan, el diplomático norteamericano que fue el artífice de la contención de la URSS.

Humillar, arrinconar, despreciar, han sido históricamente uno de los más importantes factores de las guerras. Esto va más allá de las ideologías y de los partidos. Incluso en el islamismo radical, terrorista, de ISIS o Al Qaeda, hay un componente muy alto de la humillación de los musulmanes, que es incluso perpetrada por los musulmanes ricos hacia su propio pueblo, hacia los más pobres.

Las atrocidades de las guerras coloniales, la revancha de los colonizados, estaba a menudo originada por la humillación y explotación que sufrieron.

El odio a los judíos alimentado por los nazis que caló en la mayoría de los alemanes, austríacos y muchos otros pueblos del Este era, en el fondo, un resentimiento contra los judíos que eran vistos como superiores intelectual y a menudo, económicamente. Eso explica en cierto modo el antisemitismo cómplice de tantos polacos, ucranianos y bálticos que colaboraron con los Einsatzgruppen. Los nazis contaron con ellos en los llamados Hiwi, Hilfswilliger, ayudantes, europeos del Este que colaboraban en las masacres. Había un irracional deseo de revancha, un resentimiento -injustificado, basado en prejuicios religiosos y racistas, pero muy efectivo- que fue bien explotado por los nazis.

Muchas guerras son una especie de venganza colectiva, incluso si a veces la percepción de humillación pueda ser imaginaria. Pero es explotada hábilmente por el poder, como ahora por Putin para recuperar su ‘granero’ ucraniano. Las venganzas, como salen fuera del control de la razón, suelen ser indiscriminadas, masivas, ilimitadas. Lo vimos en los Balcanes, con las masacres colectivas perpetradas sobre todo por los serbios.

Hoy, la masacre de Ucrania es la venganza de Rusia.

Cuando algunos comentaristas dicen que Putin está en otra esfera, en realidad es que él está en la venganza, por eso es irracional, impredecible y tan peligroso. Y sabe explotar el deseo de revancha de los rusos; sus soldados ejecutan las órdenes sin pestañear, a ciegas, porque el odio a los ucranianos es más fuerte que todo sentimiento, que toda sensibilidad. Y la indiferencia de la mayoría de la población rusa respecto a la suerte de los ucranianos contribuye a que la guerra no pare. No hay apenas resistencia civil. Desengañémonos, no habrá ni desertores ni conspiradores ni golpistas contra Putin y su cúpula militar. El lavado de cerebro es total (una reminiscencia de lo que hizo la URSS). De hecho, el ejército es la institución que menos ha cambiado ideológicamente en Rusia desde los tiempos de Stalin. Disciplina, jerarquía, obediencia ciega, no pensar, es la fórmula.

Por eso creo importante no demonizar de nuevo a Rusia en su conjunto, con una especie de culpabilidad colectiva. Y, por más que nos repugne, hay que encontrar una salida a la guerra de Ucrania, salvar a los ucranianos de la muerte y la destrucción, pero que no consista en machacar a Rusia; y hacerlo antes de que Putin decida la hecatombe total. No es pacifismo bobo y buenista, es usar la razón.

4 Comentarios »

  1. Lo que usted dice es lo que pensamos las personas informadas que hemos seguido la política de la URSS/ Rusia desde, en mi caso, los tiempos de Jrushchov. La URSS cayó por la ley de la gravedad (su propio peso), no por méritos de occidente; tanto la OTAN como la UE actuaron como carroñeros; la primera cercando a Rusia por países recién admitidos y la segunda, igual. Nunca llegué a entender qué hacían los tres países bálticos en la OTAN o, por ejemplo, Bulgaria y Rumania en la UE. Fue una tremenda operación de cerco y acoso a Rusia.
    Lo peor es que lo que está pasando ahora se veía venir y nadie hizo nada por evitarlo. Tampoco, estos medios tan untuosos que tenemos, y menos esa TV de carácter compulsivo, ha publicado un análisis, que yo haya leído, tan objetivo como el suyo. Enhorabuena.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La pluma del cormorán

"Dejarlo dicho y nada más"

Historia del ser

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro” (Descartes)

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: