Saltar al contenido.

El gran pueblo ruso, instruido, pero ignorante

Todos los rusos saben leer y escribir, aprecian la música clásica, tienen una gran tradición cultural. Es un gran pueblo formado, pero no informado.

La inmensa mayoría (entre 70-80%) de los rusos ignoran o han decidido desconocer lo que pasa en Ucrania, la masacre indiscriminada, la destrucción total de sus ciudades.

Los rusos no están utilizando sus conocimientos, su cultura, sino sus creencias. Y han decidido creerse la propaganda y la infoxicación. Se está produciendo en la gran Rusia, ese país que muchos admiramos por su historia, su cultura, su sufrido y valeroso pueblo, un fenómeno de ignorancia colectiva. Se niegan a saber o les da igual o desean la masacre de los ucranianos. Cualquiera de las tres posibilidades es siniestra y no es digna del pueblo ruso.

Así sucedió en Alemania entre 1933 y 1945, cuando, tras la guerra muchos decían “que no sabían”.

Este fenómeno se llama disonancia cognitiva, me dice mi amigo Agustín Galán, que ha estudiado a fondo el problema de la ignorancia (ver Agnotología, sociología de la ignorancia, ignorancia de la sociología, 2020). Consiste en una ignorancia consciente, una decisión de negarse a conocer.

Por reflejo, una gran parte de los habitualmente tan sensibles cuando se trata de los EEUU o de Israel, permanecen muy callados en España, cuando no confiesan que, en el fondo, están con Putin para “desnazificar” Ucrania. El silencio de una inmensa mayoría de intelectuales de izquierda en España es apabullante, por no hablar de Podemos y otras formaciones que condenan, con la boca pequeña, a Putin, para inmediatamente decir ‘y la OTAN también’. No es sorprendente, ya nos tienen acostumbrados a esa hemiplejía moral. Un ejemplo triste y paradigmático es el del Partido Comunista portugués, ese que aprobó también la invasión soviética de Checoslovaquia, que el PCE y el PCI denunciaron, que hasta Dolores Ibárruri condenó.

Un ejemplo es la plataforma de denuncia Avaaz que algunos la utilizan pidiendo firmar: “Vamos todos a firmar y a compartir ya – cuando se haga enorme, harán sonar nuestras voces por la paz ante líderes clave de la Federación Rusa, la OTAN y medios de comunicación:…”. Mensaje de una ambigüedad tremenda que quiere mantenerse equidistante, falsamente imparcial, pero mete a la OTAN en el saco, como si ésta fuese una amenaza. Así, una gran parte de la izquierda hispana, hoy tan remisa, tan callada ante la agresión de Putin y sus adláteres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La pluma del cormorán

Una botella a merced de los furores de la mar (Reverdy)

Historia del ser

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro” (Descartes)

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: