Lisboa ¿para turistas o para todos? El triste caso del cine París

1 diciembre, 2014
IMG_3365

El cine, Lisboa, el 1º de diciembre de 2014

El cine París en ruinas es un ejemplo de cómo los ayuntamientos no resuelven bien las cosas, adornan unas partes de la ciudad “para o inglês ver”, como se dice aquí, y el resto, que se pudra. O se dedique a la pura especulación inmobiliaria, con ciudades dormitorio como las que rodean esta bella ciudad.

Literalmente, eso es lo que está pasando con el Cinema París, junto a la Basílica de Estrela. Como es de propiedad privada, parece ser que ni el Ayuntamiento ni nadie les puede obligar a nada, simplemente a esperar a que se caiga para hacer un bloque de pisos. Los turistas que se apelotonan en el tranvía 28 pasan sin echarle una mirada –ya no está en las guías, no es mencionado-. Como se puede observar en la fotografía, y en el cuadro pintado hace unos quince años, cuando no estaba tan ruinoso, pero sí abandonado, es uno de los ejemplos lisboetas del Art Déco. Se abrió en 1931, para 786 plazas sentadas, con salón de té, muros decorados con frescos ya desparecidos.

Una película, de Wim Wenders, Lisbon Story, lo inmortalizó. Un libro, Os cinemas de Lisboa, de la erudita Margarida Acciaiuoli, (Lisboa, editora Bizâncio, 2012), lo estudia junto a tantos cines desaparecidos que constituyeron un ex libris de la ciudad.

Oleo del autor

Oleo del autor

Aunque Lisboa es una ciudad mejor conservada, no preservada (la preservó más la pobreza que la diligencia) que muchas otras capitales europeas, contrasta enormemente la riqueza de patrimonio arquitectónico con la banalidad y vulgaridad de los barrios construidos desde hace cuarenta años, curiosamente desde que se implantó la democracia. Parece como si el 25 de Abril no hubiera traido el buen gusto que caracterizara a esta ciudad, incluso bajo el salazarismo.

Pero, en el fondo es que hemos creado un turismo de parque temático, como en París, Venecia, Granada o Roma; se han de visitar, a toda prisa, monumentos, exposiciones y se explota el pasado sin casi mejorar el presente. Se vende la Lisboa monumental, la Baixa, los tranvías y lo contemporáneo se deja a constructores sin gusto y sin escrúpulos (véase Queluz, con su palacio y sus jardines, ahogado en bloques modelo casi soviético).


Prora. El turismo nacionalsocialista. Educación y descanso en Rügen.

15 junio, 2012

Prora es una localidad creada en 1936 en la bella isla alemana de Rügen para organizar las vacaciones del proletariado alemán mediante la Fundación KdF, Kraft durch Freude, fuerza con alegría.

Prora

Prora

Se trata de un edificio de casi cuatro kilómetros de largo, cerca de la elegante localidad balnearia de Binz sobre el Báltico.

El propósito era que los trabajadores alemanes, arios y afectos al régimen nacionalsocialista, pudieran ir a la playa y tener vacaciones por módico precio. Además de esta inmensa colonia de vacaciones, la KdF dispuso de dos grandes paquebotes de crucero, el “Robert Ley” y el tristemente famoso “Wilhem Gustloff”, que llevaron obreros a Madeira por un precio diez veces menor que los turoperadores privados.

En 1945, a punto de terminar ya la guerra mundial, el “Wilhem Gustloff”, cargado con nueve mil refugiados alemanes de los países bálticos fue deliberadamente hundido por un submarino soviético, pereciendo todos, niños, mujeres, ancianos. Sabían que no era un objetivo militar. Fue una pura venganza. Günther Grass ha sido el único que se ha atrevido a evocar esta masacre en su libro A paso de cangrejo (2002). Gustloff era un nazi, impulsor del socialismo hitleriano que había sido un héroe en la I Guerra Mundial. Tras la KdF estaña el Frente de los Trabajadores (el Arbeitsfront, DAF), sindicato único que había sustituido a los disueltos tras la llegada de Hitler al poder.

Volviendo a Prora, en 1936 se pensó que debía ser más bien destinado a hospital militar, como así fue. La propaganda del régimen acabó pronto. Pero los carteles y folletos editados en la época son sorprendentemente parecidos a los de la promoción turística actual. Presos políticos trabajaron en su construcción, inacabada. Tras la derrota alemana, los soviéticos lo siguieron utilizando con propósitos militares.IMG_0728

La arquitectura era muy funcional y muy bien pensada, con torres de servicios y una igualdad absoluta para todos los residentes. Hoy, sus ruinas, son como un monumento a la historia viva del país.

El contraste con la coqueta localidad vecina, Binz, es flagrante. Restaurantes, villas y casas de madera blanca, parques bien cuidados. Allí veraneaban, a un kilómetro, las clases altas del Tercer Reich.

Existe un paralelismo con las iniciativas de parecido objetivo llevadas a cabo en 1936 por el Frente Popular francés y, tras la guerra, los proyectos en la costa de Argelès sur Mer y la Grande Motte, en España por la Falange (Educación y Descanso), y en el Portugal salazarista con las villas de vacaciones.

El viajero se verá sorprendido porque muchos pequeños pabellones, con jardines, siguen siendo alquilados por familias modestas alemanas. Hay un gran camping para jóvenes, deportes de vela y un acceso ferroviario al pie mismo de la urbanización, que está enclavada entre los bosques y la playa.

El centro de Documentación de Prora explica todo esto y además presenta exposiciones temáticas sobre el nacionalsocialismo, la persecución y exterminio de los judíos, etc. Como en toda Alemania, la labor de catarsis y de reconocer los males pasados, es un ejercicio que no tiene parangón con ningún otro país implicado o cómplice en masacres, por ejemplo, Austria o Japón.

Más información: http://www.prora.eu


Ya desapareció…

19 febrero, 2012

IfachIngente Ifach dorado,

transparente en el aire,

cuando al mar le derramas

tu elevada hemosura (…)

Alto monte

de Ulises. Tus palomas,

con los cerrados vuelos

que el mar azul duplica (…)

Fábula al Peñón de Ifach

Adriano del Valle


La pluma del cormorán

Lecturas y paisajes

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: