Las chatarras de La Solana

2 julio, 2017

[Publicado por http://www.estrelladigital.es, el día 30 de junio de 2017]

Las momias de La Solana‘ fue el tema de un artículo del inefable Eugenio Noel, aquel escritor viajero y bohemio, antiflamenquista y antitaurino, que tuvo la sana ocurrencia de morirse antes de la guerra, en abril de 1936. Dejó un reportaje sobre las momias que encontró hace cien años en la cripta de la iglesia de los Trinitarios, que serían -pensamos- un poco como las de Palermo. Noel había visitado probablemente todos los pueblos de España y decía verdades como puños con palabras encontradas en la gente llana, que son los que conservan las profundidades del castellano.

IMG_4502La Solana es un pueblo de la provincia de Ciudad Real bastante bello, sin horrores urbanísticos, con su ciclo de zarzuela, sus calles limpias, su imponente iglesia renacentista obra del maestro Andrés de Vandelvira.

Por eso es inexplicable el horror de los montones de chatarra de coches, momias de coches para desguace, que han instalado precisamente en el lugar más visible, en el alcor que se ve desde la carretera N 430 -¡el desguace se llama además N 430!- junto al cruce hacia otros hermosos pueblos, que son Infantes y San Carlos del Valle. Parece como si de pronto el espíritu de la fealdad hubiera triunfado, se hubiera infiltrado, en las afueras de La Solana.

IMG_4507Esto es tanto más lamentable cuanto que, en general los pueblos manchegos están bien arreglados, como Almagro, Puerto Lápice, Villahermosa, El Bonillo, Infantes o Alcaraz, por solo citar algunos.

La Solana no se merece esa carta de presentación. Esperemos que su ayuntamiento reaccione y desmantelen pronto ese atentado al paisaje, al pueblo y a La Mancha.


Fiesta de San Juan en Carrizosa, La Mancha.

26 junio, 2017

En el corral donde se cuenta que celebraron su boda Quiteria y Basilio tras el fallido casamiento de ella con Camacho, nuestro amigo Enrique Lillo ha organizado una fiesta de San Juan que casi deja pequeña aquella boda inventada por Cervantes. Pero ésta era real. Cuatro corderos, chorizos y morcillas, pipirrana, ensaladas de pepino, sandías, vinos manchegos, y baile con pasodobles hasta las dos de la madrugada.

imageEs Carrizosa un pueblo que está entre Alhambra y Villahermosa, fuera de las rutas más transitadas. Sus olivares están muy bien labrados, con ese cuidado de los agricultores antiguos, aunque nos dicen que este año no habrá muy buena cosecha porque no ha llovido mucho y además el año pasado sí fue abundante y los árboles están agotados. Las cosechas son así, van alternando, años buenos y menos buenos. También hay cereal por Carrizosa y el paisaje es un tapiz de diferentes colores, con grandes extensiones de carrascas.

Los viejos patios tienen muros de tapial, que es un tipo de construcción parecida al adobe, pero con piedras más grandes, más sólida.

El pueblo disfruta de un par de manantiales, La Potrera y La Mina, que le abastecen  agua. Una hermosa piscina municipal da solaz, bajo umbrosos árboles, a todos los niños del pueblo. Ya no existen en España pueblos sin polideportivos y piscinas. Para dormir tiene el viajero la pensión Los Olivos, alejada del centro, ya casi en el campo, sosegada y limpia.

Amanece el día 25 de junio nublado, con promesa de alguna tormenta para la tarde. Las calles están vacías porque, además de ser domingo, los trabajadores se van al campo a terminar las siegas e ir preparando las tierras para el otoño. En los pueblos los calendarios no son los oficiales sino los que manda el tiempo.


Un lugar de La Mancha, Villahermosa

10 mayo, 2017

Viajar por España no debería ser sólo ir de museos y restaurantes, sino descubrir los centros menores, donde hay casas aisladas en el campo que merecería la pena conservar, con esos portones de patios y bodegas en vieja madera con cuarterones o tablas de árboles talados hace mucho más de dos siglos. Para ese viaje por carreteras solitarias, de largas perspectivas, de alcores y viñedos, tenemos La Mancha.

La Mancha es la tierra literaria más antigua de España y casi de Europa. No hace falta hablar -por conocidos- de tantos escritores y de tantos libros, poesía y de pintores que perduran por esas tierras, por esos pueblos llanos, limpios, de largas calles tranquilas tras las tapias y bardales de portones antiguos de madera que parecen tener siglos. Pueblos para llevar un pequeño libro y leer algunas páginas en alguno de tantos rincones tranquilos. Tierras hoy enmoquetadas de todos los verdes posibles, desde los más frágiles a los más densos.

Imagen 2.jpg

Sacristía de la parroquia de Villahermosa

Entre otros viajeros no hay que olvidar a Azorín, a Eugenio Noel y a Víctor de la Serna. Los tres describieron estas tierras con perspectivas diferentes pero originales.

Si pasamos de La Solana hacia el sur (La Solana, que ha dejado inexplicablemente afear sus alrededores con un cementerio de chatarra justo en un alcor, para mayor inri), podemos acercarnos a San Carlos del Valle, de corte neoclásico, y bajar hasta La Torre de Juan Abad, siguiendo por Cózar y Terrinches. Yo no sé si en Terrinches guardan memoria de aquel guerrillero, maquis o bandido, según la versión, el ‘Rojo de Terrinches‘, que tenía fama de no robar a los pobres, un huido de la guerra que fue acabado de mala manera por guardias civiles disfrazados de pastores.

IMG_0495.JPG

Fuenllana

Pasamos por Fuenllana, el pueblo de Rodríguez Huéscar, aquel orteguiano insigne y modesto, buen escritor y pensador. Fuenllana, de una calma casi sobrenatural, está a media legua de Infantes, tiene calles limpias, blancas, silencio y un pequeño castillo restaurado con gusto y respeto. Seguimos hacia el Este, contemplando a la derecha se tienden tierras de cereal que forman un centón apacible que ahora es verde y en el estío será una tierra ocre, labrada. Campos que hacen añorar el paseo sin horas, dejando pasar el tiempo, ese tiempo que todo lo cura. Por esa ruta podremos seguir hacia Ruidera, esos lagos misteriosos, o hacia El Bonillo.Imagen 3.jpg

Pero antes nos encontraremos con la sorpresa que es Villahermosa, pueblo llano, impoluto, con su iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, donde también se honra a  Nuestra Señora de la Carrasca, que  tiene la traza del gótico isabelino en sus bóvedas, sus pinturas en la sacristía y en las columnas y un magnífico órgano, restaurado recientemente (como a muchos otros órganos de la comarca, como el de La Torre de Juan Abad, en la guerra lo dejaron sin los tubos de metal, y así quedó medio siglo, mudo y mutilado).

Hay que destacar el excelente trabajo de la Consejería de Educación que nos suministra la guía de la Ruta de los Organos Históricos de la comunidad, con treinta y tres órganos dignos de visitar y de escuchar en Castilla La Mancha. La guía describe sus características técnicas y una breve aproximación a su origen y restauración. Una riqueza cultural que hasta hace poco era mal conocida.

Sería muy interesante escudriñar en el pasado, conocer por qué unos agricultores ricos, unos burgueses potenciales, financiaron, en el siglo XVIII, estos aparatos de música, algo ilustrado, de cultura, en aquellos pueblos. Hay una historia desconocida, o poco conocida para el gran público, de esas clases acomodadas e ilustradas que emprendían esas obras en la época de la Ilustración. Hoy, por ejemplo, no hay parangón y es muy raro encontrar un dispendio, generosidad e interés en los potentados y clases dirigentes manchegas. Hoy todo parece que lo deba financiar el dinero público, el dinero de los contribuyentes.

Por el pueblo de Villahermosa, un señor elegante, con bastón y corbata, nos guía amablemente. Es un personaje salido de un libro de AzorínImagen.jpg, quien precisamente tiene una calle dedicada (como también la tienen Baroja y Unamuno, que este pueblo parece que aprecia mucho la Generación del 98).

Solo se echa de menos en Villahermosa un lugar donde comer, pues la casa rural Raigambre la hemos encontrado cerrada cuando estuvimos y los bares no tiene nada de sabor, sino televisión a gritos y tapas vulgares.

La Mancha ha sido una tierra humilde que ha criado poetas, pintores, escritores, leyendas y sueños. Un pueblo trabajador, sufrido, porque se habrán fijado que aquí, el paro, el desempleo, no es un subterfugio de la galvana. Se trabaja, se procuran encontrar medios, producción, desde la ganadería al textil, o la cantería. No hay abandono.

 


La pluma del cormorán

Lecturas y paisajes

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: