Las chatarras de La Solana

2 julio, 2017

[Publicado por http://www.estrelladigital.es, el día 30 de junio de 2017]

Las momias de La Solana‘ fue el tema de un artículo del inefable Eugenio Noel, aquel escritor viajero y bohemio, antiflamenquista y antitaurino, que tuvo la sana ocurrencia de morirse antes de la guerra, en abril de 1936. Dejó un reportaje sobre las momias que encontró hace cien años en la cripta de la iglesia de los Trinitarios, que serían -pensamos- un poco como las de Palermo. Noel había visitado probablemente todos los pueblos de España y decía verdades como puños con palabras encontradas en la gente llana, que son los que conservan las profundidades del castellano.

IMG_4502La Solana es un pueblo de la provincia de Ciudad Real bastante bello, sin horrores urbanísticos, con su ciclo de zarzuela, sus calles limpias, su imponente iglesia renacentista obra del maestro Andrés de Vandelvira.

Por eso es inexplicable el horror de los montones de chatarra de coches, momias de coches para desguace, que han instalado precisamente en el lugar más visible, en el alcor que se ve desde la carretera N 430 -¡el desguace se llama además N 430!- junto al cruce hacia otros hermosos pueblos, que son Infantes y San Carlos del Valle. Parece como si de pronto el espíritu de la fealdad hubiera triunfado, se hubiera infiltrado, en las afueras de La Solana.

IMG_4507Esto es tanto más lamentable cuanto que, en general los pueblos manchegos están bien arreglados, como Almagro, Puerto Lápice, Villahermosa, El Bonillo, Infantes o Alcaraz, por solo citar algunos.

La Solana no se merece esa carta de presentación. Esperemos que su ayuntamiento reaccione y desmantelen pronto ese atentado al paisaje, al pueblo y a La Mancha.


¿Lo han arreglado ya, un año después? El río Guadalimar, contaminado

19 junio, 2017

 (Artículo publicado por Estrella Digital, http://www.estrelladigital.es, en julio de 2016)

[Hace casi un año se denunció el desastre, pero no sabemos si se ha arreglado. Parece que no, que hay en camino una jugosa subvención. Es decir, como siempre, obra nueva para solaz de contratistas y de intermediarios, en vez de mantenimiento que es más barato, útil y rápido]

A su paso por La Puerta de Segura, en la sierra del mismo nombre, en la provincia de Jaén, las cloacas de todo un valle están rotas desde hace tres años y se vierte al río Guadalimar gran parte de lo que se ha recogido en aldeas y cortijadas. Se hicieron hace varios años unas obras de saneamiento que nunca fueron terminadas con la necesaria estación depuradora que rematase la inversión, por lo que todas las aguas residuales terminan al final, otra vez, unos kilómetros abajo, en el río. La obra fue financiada por la Unión Europea, se llevó a cabo por una contratista de Almería que presume de ambiental, con poco respeto por árboles y veredas, como lo demuestran todas sus víctimas, pinos y encinas centenarios arrancados sin compasión y cortados para cavar las zanjas y poner las tuberías por donde más barato le saliese a la susodicha y malhadada empresa.

Además de la incuria y mala administración que demuestra esta obra sin terminar y encima rota, sorprende la pasividad de los ayuntamientos -el de La Puerta en especial- ante este desaguisado que es Imagenfuente de polución y de nauseabundos olores. Y eso que es territorio electoral favorito de la Junta de Andalucía y de la Diputación provincial. No es sólo un problema de La Puerta sino de todos los pueblos de río abajo.

El río Guadalimar, el río Colorado, que es su etimología y como se le llama todavía por Villanueva del Arzobispo, nace en la Sierra de Alcaraz, en Albacete y da en el Guadalquivir en Mengíbar. Río romano, que regaba huertas y olivares por debajo de la Loma de Úbeda, por él bajaban las maderas de la Sierra de Segura hacia Sevilla, en una epopeya parecida a la de los gancheros que describió José Luis Sampedro en su novela El río que nos lleva (ésta, por el Tajo). El Guadalimar baja bastante limpio hasta que se topa con esa rotura en La Puerta. La Puerta de Segura, que también podría llamarse Puerta del Guadalimar, para honrarlo. 

Se manifiesta aquí algo demasiado generalizado en España por las administraciones municipales como es el menosprecio de los ríos, de los paisajes, de las aguas, sean interiores o marítimas. Los ríos se han considerado solamente como medio para regar, como vías de comunicación o como cloacas, y esta mentalidad perdura.

En materia de medio ambiente y de protección de la naturaleza y de las aguas, en gran parte de España, y en Andalucía en particular, existe una tremenda disparidad entre los discursos oficiales y la realidad.  Sería necesario que la Unión Europea controlase y auditase, para ver en qué dan y han dado sus fondos estructurales, más allá de los maquillados informes oficiales. Hay un cúmulo de autoridades y administraciones superpuestas, rivales, laberínticas, municipales, provinciales, regionales, estatales y hasta las Confederaciones Hidrográficas y, sin embargo, no acertamos con la buena administración del agua.


Los eucaliptales de Galicia y Portugal, augurio de fuegos

18 junio, 2017

(Artículo publicado en Estrella Digital en agosto de 2016, trágicamente de actualidad, una vez más, por el desastre de Pedrogão Grande).

 

En Galicia y en Portugal lo que está ardiendo como la yesca son los montes replantados con eucaliptos para alimentar el negocio de las empresas de celulosa. Los robles o carballos, los pocos hayedos relictos, los castañares, arden menos y se regeneran antes, en caso de arder. Los desastres ecológicos vienen de políticas erradas, muchas de ellas iniciadas a mediados del siglo XIX.

El eucalipto, ese árbol de las antípodas de farmacéutico nombre, despeluchado, desgalichado y triste, huele bien, pero nada más. Que haya alguno suelto, no estorba. Crece en tierras pobres, a las que empobrece aún más, las arrasa, literalmente, en zonas donde no hay heladas. De color grisáceo o azulado, nada tiene que ver con los paisajes célticos de Galicia y de Portugal. Ojalá se acabaran todos y alguien, con arrestos, tuviera valor de prohibir que se volvieran a plantar y se devolviera a las esencias naturales lo que era de ellas. Galicia aprobó una ley algo restrictiva hace años, pero nada se ha conseguido, el eucalipto reina. Lenguaje vano, sin efectos. En Portugal se ha seguido fomentando, por ley, la plantación de eucaliptos. Y eso aunque las circunstancias climáticas han cambiado desde cuando empezó la fiebre eucaliptal, cuando la forma de fabricar papel y reciclarlo es muy diferente. Pero los derechos “adquiridos” de las papeleras y sus grupos de presión van a continuar y, por tanto, los fuegos.

Se decidió destruir los bosques autóctonos, los de Valle Inclán y Camilo Castelo Branco, para sustituirlos por montes abúlicos y feos de hojarasca y ramas secas. Casi el 30% de la superficie forestal gallega está dedicada al eucalipto, unas 400.000 hectáreas. En Portugal, el 26%.

Esto no hay quien lo resuelva, aunque tuviéramos la flota de aviones más grande del mundo. Aldeas y pueblos que antes estaban rodeados de bosques caducifolios, ricos en términos de paisaje, belleza y, sobre todo, sostenibles, son hoy pasto de fuegos incontrolables. Así vamos desertizando zonas que eran húmedas, expulsando ganaderos, pastores y leñadores. Y luego nos sorprendemos de esas hecatombes.

Como siempre, la extinción la pagamos todos los contribuyentes, no las empresas de celulosa. Beneficios privados y costes públicos.

El fuego en los montes así “repoblados” (sería más apropiado decir desfigurados) es el símbolo de nuestro desprecio por la naturaleza y el paisaje. La consideramos explotable, la podemos aniquilar, destruir impune y vorazmente. Declaramos unos cuantos espacios parques naturales para la imagen y el resto queda a merced de los depredadores. Las detenciones y condenas a los pirómanos son una mera anécdota. Los verdaderos pirómanos están en otros sitios, lejos de los montes.

 Propongo, primero, que las celulosas paguen la extinción y la repoblación de las superficies quemadas con especies autóctonas. Y, segundo, que se declaren los montes de eucaliptos a extinguir, como si fuesen de mano muerta, e ir sustituyéndolos por arbolado propio del país.


Endesa (antigua Sevillana de Electricidad) y sus postes

15 julio, 2016

Ya sabemos que existe la servidumbre eléctrica, una figura jurídica que supedita los derechos de los propietarios a las necesidades del servicio público de electricidad.

Gracias a esta institución legal, las compañías eléctricas tiene derecho a cortar árboles, ramas, podar, para asegurar que no haya riesgos de incendio.

Pero a menudo, esta servidumbre es utilizada pura y simplemente para ahorrarse cables, para trazar los tendidos de la forma que más barata le salga a la empresa concesionaria del servicio público. Así, cortan sin muchos miramientos y ponen postes donde más les conviene como empresa que debe obtener beneficios.

Endesa

Por eso no atienen a la belleza del paisaje ni a los derechos, que también existen, del arbolado y de la belleza. ¿Podría explicar ENDESA, por ejemplo, qué pintan esos dos postes juntos clavados en el llamado cerrillo de la Sepultura, junto a la cortijada de la Teinada Nueva, o Tinada Nueva?

Por cierto, el nombre de Tinada Nueva proviene de que allí había un “descansadero” de ganado, en los tiempos de la .Mesta (abolida felizmente por las Cortes de Cádiz en 1812).

Tinada Nueva, término municipal de Segura de la Sierra (provincia de Jaén).

Los lectores pueden aportar fotografías de otros postes “estratégicamente situados”, como uno en plena calle en la cercana aldea de Rihornos, amén de los numerosos por todos aquellos  cerros y valles.


Los bojs de Bruselas

24 mayo, 2016

Paseando por los jardines de la Alhambra y del Generalife pensamos que el oloroso boj es un privilegio del sur. El buxus sempervirens pertenece a una familia con más de 70 especies, siendo Cuba el lugar donde más se encuentran, con 30, seguida de Madagascar, con 17. En España el boj es planta de jardín, más bien escasa, aunque en la Sierra de Segura, en la provincia de Jaén, se encuentra el buje, que no es sino una especie de boj local y muy resistente. Desgraciadamente, no se encuentra en ningún vivero de aquella zona, de los poquísimos que hay. El boj es de crecimiento lento, difícil (aunque resiste las heladas, poniéndose solamente algo dorado y recuperando después el verdor), un antídoto contra el jardín de urbanizaciones y de nuevos ricos, que lo quieren todo rápido y con relumbrón.

En la Dordoña, esa bella región francesa, está uno de los jardines más famoso de boj, el de Marqueyssac. El boj tolera toda la poda ornamental, lo que constituye la topiaria. No es casual que sea ornamento de palacios y residencias reales. En Bruselas lo encontramos en los jardines, casi fosos, del Palacio Real,

Palais Royal de Bruselas

Palais Royal de Bruselas

Sablon

Petit Sablon y la iglesia del Sablon

y en muchos squares o plazuelas ajardinadas. Una en especial merece nuestra atención, la del Petit Sablon, bajo las estatuas de Egmont y Hornes. Egmont, vencedor de San Quintín, noble católico flamenco leal a Felipe II, criticó al emperador y le pidió que respetase las libertades locales de Flandes. La consecuencia de su osadía fue que el duque de Alba mandó cortarle la cabeza junto al otro noble, Hornes, en la Gran Plaza de Bruselas. Marnix, el miembro protestante de aquellos indignados, se salvó porque huyó a los territorios del Príncipe de Orange, en la actual Holanda.


El agua y los ríos en la Sierra de Segura

12 febrero, 2016

¡Ay, sequía, sequía!

¡Bien me la decía el almanaque

y yo no la creía!

 Miguel Hernández

 

Aunque llueva ahora, no por eso deja de haber una escasez de agua, midiendo a medio plazo. Sería importante que hubiera un pequeño mapa hidrológico de la sierra, que fuera público y se pudieran aportar ideas para economizar el agua. Actualmente se riega sin mucho control y además hay muchas acequias y canalizaciones estropeadas.

Un ejemplo sería hacer un mapa de los ríos y arroyos  de la Sierra de Segura, además del Guadalquivir y el Segura (que las Confederaciones respectivas se supone tienen, aunque no sean públicos ni muy accesibles al común de los ciudadanos). Todas las correcciones y sugerencias son bienvenidas para esteincipiente borrador:

 

Guadalimar: nace en la sierra de Almenara, provincia de Albacete. Otras opiniones sostienen que nace bajo la Peña del Cambrón, en término de Siles. Recorre 195 kilómetros hasta que desemboca en el Guadalquivir. Recibe agua del Onsares, del arroyo de Siles y del Trujala. Guadalimar significa río colorado, y así le llman todavía en algunas zonas de la provincia.

Madera: nace en Los Prados de la Mesta y recibe las aguas de los arroyos Canales, Maguillo o Romaguillo, Tormo y Espinares. Es afluente del Segura.

Hornos: nace en Hornos y da en el Guadalquivir, tras 19 kms. de recorrido (hay otro Hornos menor, que confluye con el Trujala y ambos en el Guadalimar).

Guadalmena, desemboca en el Guadalimar cerca del cortijo Turruchel.

Zumeta, al que dan sus aguas los Arroyos Bermejo y del Lugar.

Ramblas de Vaquerizos, del Borbotón y de Marchena.

Barrancos del Saltador, Tarama, Pastores, Aperador, de la Morcilla.

Otros arroyos: Rolamiel, Rotena (de Royo Catena, llamado también Arroyo Malo porque lleva mucho salitre), Romillán, Rocalañas.

Las fuentes abastecedoras de los pueblos.-

Segura                                 Dos Hermanas

Siles                                     Los Molinos

Torres                                    De la Mujer

Villarrodrigo                         El Tobar y la Hoyuela

Beas                                      Los Perales, La Cueva, El Tobillo, Pilar de la Plaza, Hermana Francisca, Zambullo y Valparaíso.

La Puerta                             La Virgen, La Teja y La Tobilla

Orcera                                  Linarejos y Los Estrechos

Hornos                                 Los Molinos

Pontones                             Fuente Segura

 

 

El respeto al agua pasa, por lo menos por, cinco tipos de medidas:

Luchar contra las fugas

  • Las fugas y pérdidas suponen el 20% del agua consumida.
  • La pérdida de un grifo puede llegar a representar entre 8.000 y 35.000 litros anuales.

 Utilizar aparatos económicos.

  • Existen en el mercado aparatos de WC con dos tipos de descargas.
  • Asímismo, hay que elegir los aparatos de lavavajillas y lavadoras con los programas más económicos.

Comportamiento doméstico.

  • Se pueden construir aljibes para guardar el agua de lluvia y usarla en el jardín o patio.
  • Cortar el grifo mientras se lava, se friega, se asea, y no se está utilizando.
  • Usar los detergentes con moderación.

Detener el despilfarro.

  • No plantar jardines con césped y hierba que necesite un riego excesivo. Los jardines mediterráneos ofrecen una gran variedad de arbustos muy austeros en agua y que embellecen el jardín.
  • Usar mangas de riego más que riego por tierra, canalizar o entubar acequias.
  • Poner paja o cortezas de pino, pinocha, hojas secas, en los alcorques de las plantas, para evitar la evaporación.
  • Regar por la tarde, tras la puesta de sol, también para evitar la evaporación.

Reciclar.

Los desagües deben dar a una planta potabilizadora, que a pesar de los fondos destinados, nunca se ha acabado. Así, en el río Hornos, con los desagües de Carrasco, La Alberquilla, Rihornos, Tinada Nueva y otros cortijos, nunca se ha terminado. El mantenimiento de estos desagües es muy aleatorio, por decirlo suavamente.


Oración de Winchester para paliar el cambio climático

10 agosto, 2015

‘Oración por los otros’

(encontrada en los bancos de la catedral de Winchester, el 1º de agosto de 2015, Inglaterra). 

Dios piadoso y amoroso, permítenos servirte en nuestro

mundo,

oramos por el pueblo del desierto,

que vive en una tierra seca, estéril,

que no tiene agua,

que viaja constantemente

para poder vivir.

Dales agua,

que los desiertos florezcan.

Oramos por aquellos que trabajan sobre el cambio climático

para que encuentren soluciones y la erosión

se detenga o se reduzca.

Oramos por que el agua y otros recursos vitales

no sean usados como armas de guerra

en los países donde todo escasea.

The Houghton Garden, cerca de Winchester

The Houghton Garden, cerca de Winchester

Prayer for climatic change


La pluma del cormorán

Lecturas y paisajes

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: