Green Book, la película de don Quijote y Sancho

6 febrero, 2019

Viggo Mortensen es Sancho Panza y Mahersala Ali Don Quijote. La película de Peter Farrely no ha tenido unas luminosas críticas entre los expertos cinéfilos portugueses, pues, como en el suplemento cultural del diario Público, Ipsilon, se han centrado en lo más obvio, en lo inmediato, el tema ya tan trillado de la discriminación racial en los Estados Unidos en los años sesenta. El árbol no les ha dejado ver el bosque, mucho más profundo y complejo, donde lo político es un pretexto para contarnos la historia de una amistad, de una cierta simbiosis, de la pérdida de la inocencia y una educación social y sentimental.

Ya hemos visto muchas películas y leído muchas historias sobre el racismo en los Estados del sur (ahora me viene a la memoria, por ejemplo, ‘Driving Miss Daisy’). Pero estos críticos, que no habrán leído la novela de Cervantes, quizás no se han dado cuenta de que la película nos atrae más porque escenifica une de los arquetipos más famosos, el idealismo de don Quijote y el realismo, el pragmatismo, de Sancho.

El gran músico negro Doc Don Shirley, que se quería presentar como un príncipe africano, con trono, vestimenta y adornos, inicia una gira musical por el Sur -como si quisiese vencer el racismo a base de conciertos de piano- para la que contrata un chófer escudero, el inefable Frank Tony Lip , que tiene los pies sobre la tierra, que al principio no le comprende pero que le defiende y le va mostrando la cruda realidad. Le hace partícipe de la música del pueblo, le enseña a comer los Kentucky Fried Chicken, que el ‘príncipe’ al principio desprecia y luego aprecia, Frank se para, con el inmenso Cadillac, en los lugares más impensables, más cutres, donde se deleita con la buena comida, mientras el gran músico permanece altivo, distante, demasiado fino para degustar esos ‘vulgares’ placeres.

Frank/Sancho coge a hurtadillas una piedra que le va a traer suerte, no tiene el pudor de don Quijote/Shirley, pero va admirando cada vez más a su patrón, lo respeta y al final, él, un blue collar racista, pide a sus familiares que lo respeten, que no le llamen ‘nombres’. Como Sancho Panza, cambia los nombres, en su incultura, como Joe Pin, Chopin. Los golpes de Lip nos hacen sonreír, como en don Quijote, y su cambio personal a lo largo de ese road movie que es un trasunto del periplo del Caballero de la Triste Figura, no emocionan.

Sancho se va quijotizando, al igual que don Quijote se va sanchificando, al como sucede en la obra de Cervantes, cuando al final es Sancho quien anima a don Quijote, evocando la posibilidad de volver a ir por esos andurriales como Caballero Andante. Shirley, al final, viene a compartir la Navidad con la familia de italoamericanos, obreros, se ha creado una amistad.

Shirley, en su idealismo, lucha a su manera contra la discriminación racial, pero la realidad es más dura de lo que se imagina, y Sancho/Lip es quien le saca de apuros, le protege y al final, comparte sus ideales. La película nos apela porque, en el fondo, se sirve de esos dos objetivos de la vida: la fama, los ideales frente a la realidad, lo cotidiano, encarnados por el Músico cultísimo, distinguido y caballero, y el humilde chófer escudero.


El blog de Agustín Galán

Filosofía de la ignorancia

La pluma del cormorán

n'entendant même les bruits extérieurs, les cormorans qui vont comme de noirs crieurs... (Victor Hugo)

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

La Estirga Burlona

El blog de Bárbara García Carpi

Toubab Troubles

Toubab: /tu.bab/ (noun) white person (used especially in Gambia and Senegal).

A %d blogueros les gusta esto: